Sopa multi-ingrediente y multi-propósito

De tanto en tanto, tengo tiempo para cocinar pero prefiero irme a correr y tirarme en mi cama a navegar en internet. Pero después me ataca el hambre post-entrenamiento y no he hecho nada nutritivo y entro en pánico. Desde hace muchos días que he estado entrando en sintonía con mi viejita interior, esa que sale con su delantal, la escoba y un montón de libros y tacitas de té. Sucede que la viejita interior quería tomar sopas, y yo había pasado semanas y semanas a puras ensaladas en el trabajo y cereales sin gluten varios al desayuno y la colación. Pero ayer la viejita interior salió al rescate y dijo: esto no puede ser. Y, una sopa mágicamente apareció para la cena.

Esta sopa es lo más random o al azar que puede existir, lleva verduras salteadas con champiñones, garbanzos (de los que cocino y congelo en porciones) y fideos de arroz. Con unos cuantos aliños adecuados, quedó como esa sopa de enfermo rica que alguna vez me cociné el verano pasado cuando estuve resfriada y en cama algunas semanas, pero mucho mejor. No hay nada particular en esta receta, excepto claro, que es vegana y no contiene gluten y que el sentimiento de satisfacción ante una sopa casera no tiene precio (y como dicen por ahi, para lo demás existe su master card cuek)

DSCF0621

En fin, para esta sopa necesitan:

  • Verduras a gusto (yo ocupé cebollín y zanahoria + champiñones y zapallo)
  • Fideos de arroz, o pueden ocupar de maíz si quieren una consistencia más notoria. Yo la verdad quería comer algo parecido al ramen.
  • Una porción de garbanzos (300 gr cocidos aprox, pueden cambiar por legumbre a gusto)

Direcciones:

  1. Saltear las verduras y los champiñones con las especias
  2. Añadir agua y poner los garbanzos ya cocidos
  3. Agregar el zapallo crudo y esperar que esté relativamente cocido
  4. Al final añadir los fideos de arroz, si son fideos de maiz los puedes añadir casi al mismo tiempo que el zapallo
  5. Servir

Para hoy aun me quedaba una porción grande de sopa, pero por alguna misteriosa razón solo pude comerme la mitad. Quizás es mi subconsciente que quiere guardar más sopa para mañana. De cualquier manera, mi old lady o viejita interior está más que feliz, y está, de hecho, a punto de irse a dormir con un libro en inglés. Esto de levantarse todos los días a las 5 am cambia la vida. Nos vemos en otra 🙂

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc

Anuncios

Sopa de quinoa, garbanzos y tomate (vegano, sin gluten)

Con estos fríos lo único que quiero después de llegar el trabajo es una sopa, una de esas (como dice mi abuela a veces) ‘levanta muertos’. Excepto que no estoy muerta, solo cansada después de trabajar que creo que es casi peor. Encontré esta sopa ayer en The Vegan Chickpea, mientras planificaba todas las recetas para este mes en el blog y me llamó la atención porque mezclaba dos tipos de proteína vegetal y no era la clásica ‘crema’ donde mueles todo. Aquí hay textura y sabores 🙂

principal

Para esta rica sopa necesitarás:

  • 1 cucharada de tu aceite favorito
  • 1 cebolla mediana cortada finamente
  • 2-4 dientes de ajo (a gusto)
  • Sal marina y aliños a gusto (yo ocupé cúrcuma y comino)
  • 6 tazas de caldo vegetal (yo hice el mio propio, puedes ver la receta más abajo)
  • 1/2 taza de quínoa previamente lavada (o que diga lavada en el envase) marca Mi Tierra
    03
  • 300 gramos de garbanzos crudos
  • 2-4 tomates

Para hacer tu propio caldo vegetal:

resumen1

  1. En una olla pon todos los vegetales que quieras (yo usé: cebolla, cebollín, pimentón, zanahoria y acelga)
  2. Añade condimentos y sal a gusto
  3. Añade 6 tazas de agua fría
  4. Pon a cocinar hasta que hierva
  5. Deja reposar
  6. Colar para quitar los vegetales y listo
  7. OJO: es mejor que pongas los pedazos de vegetales en trozos grandes para que sea más fácil de retirar luego

Direcciones para hacer la sopa:

  1. Cocer previamente los garbanzos en olla a presión por 35 minutos u olla normal hasta que estén blandos. También puedes usar garbanzos enlatados o previamente listos (Necesitarás 500 gramos de garbanzos cocidos)
  2. En una olla con una cucharada de aceite saltea la cebolla hasta que esté transparente
  3. Añade el ajo y las especias y saltea hasta que esté fragante
  4. Añade el caldo vegetal y deja hervir
  5. Una vez que hierva añade la quinoa y deja cocinar por 20 minutos
  6. Añade los tomates finamente picados y los garbanzos
  7. Deja hervir por al menos 15 minutos más
  8. Servir inmediatamente o guardar para después 🙂

Esta receta hace entre 4-6 porciones dependiendo del tamaño de tus platos. Rica en proteínas vegetales y vitaminas del complejo B, nada mejor que este plato para comer de cena.

____________

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o a nuestro twitter @TraduceTACC_cl o visita nuestro Facebook /traducesintacc