Quinoa Hawaiana (o como mezclar tu quinoa con todo)

Hace tiempo que no hacía algo más sencillo que pudiese pasar como desayuno. En general durante la semana necesitamos cosas que sean fáciles de preparar, rápidas de comer y que aporten algo bueno nutricionalmente hablando. Entre eeso y pensando en que podría comer mañana (oh lunes, de vuelta al trabajo) se me ocurrió cocinar mucha quinoa y dividirla en dos partes: una parte para el desayuno y la otra parte para hacerme algo salado para mañana al almuerzo. Eso es lo amigable y maravilloso de este pequeño grano: no solo aporta muchas vitaminas y minerales, aparte de proteinas, también se puede mezclar en diversas preparaciones dulces o saladas.

DSCF0672

Ahora, ¿de donde viene lo hawaiano? de la piña, simplemente. Recuerdo en tiempos aquellos cuando yo comía pizza que mi favorita era la hawaiana, más que nada por que con uno de mis hermanos aprendí a mezclar dulce con salado desde chica y me encantaba (a lo que en mi familia respondieron con ponernos el sobrenombre ‘los alemanes’ que no sé que tiene que ver con mezclar sabores). En fin, para esta quínoa añadi también plátano, carbohidratos para recuperarme de los 17k que corrí ayer 🙂 se viene en mayo mi próxima media maratón.

Ingredientes:

  • Quinoa, cantidad necesaria
  • Piña
  • Plátano
  • Frutos secos
  • Para la salsa que le añadí: mantequilla de maní y miel microondeados por 30-45 segundos a potencia alta

Direcciones:

  1. Lavar la quinoa y cocinarla
  2. Dejarla enfríar
  3. Cortar la fruta en trozos pequeños
  4. Colar la quinoa y añadir fruta, frutos secos y encima la salsa

Con la salsa que lleva encima no necesitas añadir stevia o azúcar. Es vegetariano, porque los veganos no consumen miel de abeja, pero podrías eventualmente utilizar miel de palma o de agave que es baja en índice glicémico. Una buena forma de reemplazar cualquier tipo de cereal que comas es con esta receta, también, para los no celiacos, es bueno dejar de vez en cuando el pan y la avena de lado para probar cosas diferentes o que nos aporten una nutrición un poco más completa. El paladar, por supuesto, también agradece salir de la rutina de vez en cuando, sobretodo los días lunes que cuesta tanto despertar. Anímense para hacer algo distinto para su desayuno para mañana y comentenlo en nuestro twitter!

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc

Hola Diciembre + Quinoa para el desayuno

Y llegamos al último mes de 2013: Diciembre. Como diría yo, bumpy ride porque fue totalmente turbulento este año impar, pero al mismo tiempo aprendí exactamente gracias a esas turbulencias. La persona que era hace un año atrás no compara con quien soy ahora, todo lo que he aprendido y los riesgos que he tomado. ‘Riesgos’ entiendase con muchas comillas, porque en general soy tan cauta, que incluso un cambio en una rutina pre-establecida me parece toda una aventura. El blog, mis queridos amigos, también fue un riesgo que tomé. Una idea que salió mientras estudiaba el magíster en Traducción que empecé en Marzo (y que abandoné en pro de mi idea bloggera… si debo ser honesta). Así que hoy, con riesgos y todo les traigo un desayuno diferente (al menos para mí).

El otro día, leyendo un blog que me encanta de una celíaca estadounidense The Vegan Chickpea descubrí que hace un tiempo le había pasado que su marca de avena sin gluten no le había mandado la cantidad mensual acordada. Me acordé de inmediato cuando yo aun podía comer avena y era mi desayuno default de todos los días. Obviamente, acá ni siquiera hay una avena sin gluten (o al menos no que yo haya visto) pero de cualquier manera nuestra situación era la misma: La incógnita de con que reemplazar las avenas.

DSCF0570 DSCF0571 DSCF0572

Esta receta toma de base la quínoa, algo que usualmente pongo en las galletas pero que aparte de esto me parece siempre más salada que dulce.

Ingredientes: (para una porción)

  • 30 gramos de quinoa cruda
  • 300 ml de tu leche vegetal favorita (yo usé de maravilla)
  • frutos secos
  • platano

Direcciones:

  1. Lavar la quinoa
  2. Ponerla en una olla pequeña con la leche
  3. Hacerla hervir y cocinarla a fuego lento
  4. Dejarla reposar toda la noche (añadir el azúcar o cualquier tipo de esencia)
  5. Al otro día añadir plátano, frutas varias y frutos secos
  6. Servir frío o volver a calentar

El problema de las recetas de este tipo con quínoa es que en general no toma bien el sabor de las preparaciones dulces líquidas. Al dejarla reposar toda la noche, le ayuda a asimilar los sabores mejor y no tener ese sabor tan fome. Yo le pongo plátano porque estoy acostumbrada a comer así antes de correr, de hecho, este desayuno es perfecto si vas a correr 10k o más.

__________

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc