Queques Clásicos (Vegetariano, Sin Gluten)

A veces pienso que en una de esas debería dedicarme solo a hacer queques, tomar té y correr kilómetros; pero lamentablemente ninguna de esas tres ocupaciones califican como profesión. No es que me queje de mi profesión (que por cierto es cambiante, el otro día leía una artículo de como los English Majors o en mi caso letrados en lingüística y literatura inglesa, tenemos un montón de posibles ocupaciones) pero la rutina me tiene un poco muerta, un poco buscando puertas como salidas de emergencias. Cuento corto, llegué aburrida y enojada con la vida el otro día a mi casa solo para encontrar la mesa del comedor llena con un cerro de queques. Hay momentos en que uno dirá ‘pucha mis papás oh’ o en este caso, ‘mi mamá oh’ y otros en que nos damos cuentas que a pesar de ser o dármelas de adulta, ella es la que mejor me entiende.

En fin, como esta semana fue de descanso, procedí a catar estas delicias y ponerles 5 de 5 estrellitas, aunque quedé con la idea que unos de chocolate no estarían demás (así que los tengo en el horno y el próximo domingo les cuento más sobre esos). Si ustedes también quieren hacerlas (y me parece que hacen 12 mini quequitos) sigan la receta! [La imágen de el prueba que mi tablet es bacan en casi todo, excepto en su cámara]

Ingredientes:

  • 1 1/4 taza de harina de Arroz Integral (o blanca)
  • 3/4 taza de Maizena
  • 1 cucharada de margarina o aceite
  • 2 huevos o 2 cucharadas de semillas de linaza molidas
  • 200 ml de leche ojalá vegetal
  • Semillas de linaza (para decorar, si es que no las usaste en el huevo de linaza)
  • Stevia, cantidad necesaria. Opcional: Azúcar integral

Direcciones:

  1. Como todas las ocasiones en los quequitos, parte por mezclar todas las harinas y los elementos secos para que no hayan diferencias
  2. Añade los elementos líquidos y revuelve hasta obtener una pasta homogenea
  3. Poner en moldes previamente aceitados y cocinar hasta que estén listos, entre 25-30 minutos a horno medio

No sé porque, pero soy de esas personas que cree que un queque o una buena taza de té pueden salvar el día y convertir esas terribles 24 horas donde pasaste atrapado en el metro o te dieron mucha pega o diste pena en el exámen del profesor más exigente de la facultad. Nunca he visto la comida como un premio o un castigo y por eso nunca he creído en tipos de alimentaciones que se basen en alimentos ‘permitidos’ o ‘prohibidos’ solo porque se nos ocurre (por supuesto, a veces hay razones médicas para hacerlo) en general cuento calorías solo cuando entreno para tener un estimado de la cantidad que necesito comer o si estoy comiendo suficientes carbohidratos, pero me da un poco de cosa cuando se cuenta hasta lo que se bebe y se respira. Por otro lado, trato de limitar los dulces a ciertos días o momentos, como muchos de ustedes saben, pero eso es más que nada porque como no tengo mucho tiempo para comer en el trabajo, tengo que privilegiar alimentos que aporten más vitaminas por sobre golosinas. En fin, con esa pequeña reflexión dominguera, los dejo y nos vemos pronto en otro post! 🙂

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s