Volviendo a una alimentación más consciente

Durante este inicio de año (que ya lleva un cuarto avanzado) me he dado cuenta que la principal razón por la que mis planes no siempre funcionan es porque suelo auto sabotearme. En general solemos pensar que lo malo es la falta de algo, algo que dejamos de hacer en pro de otra cosa o en pro de no hacer nada cuando puede que lo opuesto sea cierto también. En mi caso lo malo es el hacer demasiado porque termino estresada, enojada y con ganas de dejar todo tirado. Como se viene el aniversario de un año del blog, he estado pensando y replanteandome el motivo de este espacio virtual que tanto quiero y que tanto me hace moverme de un lado para otro.

Con todo esto llegue a la conclusión que esta era una buena semana para detenerme, darme un tiempo de reflexión antes de comenzar el último mes de entrenamiento y pensar que es lo que valoro de las cosas que tengo en mi vida en este nuevo año y que es lo que quiero mantener o quitar.

image

Por un lado, y el tema central de este post, es que me cansé de mi vegetarianismo y su conveniencia y quiero volver al veganismo. Quiero obligarme a tomar caminos que no sean necesariamente convenientes y que me obliguen a planificar más cuidadosamente lo que tengo que hacer. Quiero volver a dejarme sorprender por la simplicidad y belleza de una dieta totalmente vegetal y de paso, dejar de comer dulces porque solo tienen ‘lácteos’ y da igual. Entonces: ¿como lo voy a hacer? Bueno, tengo un plan y se los cuento en los siguientes puntos 😉

  • De partida voy a comenzar pequeño eliminando los lácteos en etapas. Primero dejaré de consumir lácteos de manera evidente (leche y yogurt) y planeo quedarme en esta etapa al menos dos semanas.
  • La segunda etapa consiste en dejar de consumir lácteos de manera indirecta en dulces, creamers, comidas preparadas y salsas. No creo que esto sea tan difícil porque ya no tomo mucho café así que me quedaré en esta etapa sólo una semana.
  • El siguiente nivel es uno que me causa dudas: los huevos. En mi casa se consumen huevos comprados en lugares más rurales donde las gallinas son prácticamente mascotas, tienen su hábitat natural y prácticamente hacen lo que quieren. He estado consumiendo al menos dos huevos al día en mi desayuno porque me sacia y no veo un conflicto ético en este caso particular. Aun así, debería dejar de consumir productos que contengan huevos como ingredientes secundarios porque no se la procedencia de ellos.

De esta manera y con esta lista mental, me fui al supermercado y traje muchas verduras y sucedáneos de lácteos, que era lo que más me importaba. Me topé otra vez con la crema de coco, los cereales sin gluten y los yogurts de soya. Esta vez leí la etiqueta y no decía gelatina, recuerdo que la otra vez cuando hubo mucho movimiento al respecto Lonco Leche dijo que iba a alterar la receta, pero nunca supe si fue verdad o mera estrategia comercial, si hay alguien que sepa al respecto, no duden en comentármelo! 🙂

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc

Anuncios

2 pensamientos en “Volviendo a una alimentación más consciente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s