Pan con pasta de garbanzos y ajo

No hay nada en el mundo que me pueda hacer dejar de lado mis amados garbanzos. Ni el apocalipsis, ni la falta de tiempo, ni las rabias. De hecho, cualquiera de esas 3 cosas serían razones PARA comer más garbanzos. Yo creo que estos pequeños amarillos son la felicidad hecha comida, y si no piensas lo mismo, bueno, no me queda más que respetar tu opinión y sentirme feliz porque: más garbanzos para mí ;).

Este simple sandwich me recuerda a esos picnics que me gustaba hacer con mis muñecas cuando era chica (uh, creepy) pero es tan fácil y tan rico que es perfecto para ese tipo de situaciones. La receta lleva un poco de mayonesa kraft, que sólo tiene huevo y no lácteos y recrea una pasta parecida a la consistencia del ave-mayo, creo yo. Siempre pensando en hacer felices a mis omnívoros favoritos.

La receta original la pueden encontrar acá, y en mi caso la acompañé con uno de los panes sin gluten que hornea mi mamá.

DSCF0781

Ingredientes:

  • 300 gramos de garbanzos cocidos
  • sazonadores a gusto (yo use ajo asado, 2 dientes; sal marina, merkén)
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • Un poco de aceite y agua para poder molerlos mejor
  • Lechuga
  • Pan sin gluten

Direcciones:

  1. Combinar todos los elementos excepto la lechuga y el pan en una procesadora hasta obtener una pasta.
  2. Armar el sandwich a tu gusto: el mío fue, pan + pasta + lechuga + pasta + lechuga + pan. No pude evitar hacerlo por dos.

No puedo creer que me demoré tanto en hacer una receta tan fácil. Este fue mi almuerzo del otro día antes de irme a la pega, donde usualmente no me acuerdo de comer hasta que son las 9 pm, así que es un almuerzo perfecto: llenador y con proteína y lleno de fibra que te mantendrá satisfecho por horas y horas. ¿Qué mejor? 🙂 Nos vemos pronto!

Torta Vegana de Chocolate

Oh, torta. Si y saludable. No creí que fuera posible encontrar un acompañante saludable para mi imperdible espresso de media tarde (los fines de semana) o de postre, de vez en cuando. Creo que es súper normal y tenemos una cultura que une la comida con las emociones: comemos para festejar y comemos cuando lo merecemos después de un esfuerzo considerable. En mi caso, generalmente como para festejar esfuerzos sobre-humanos en interacción social humana en el trabajo, y como últimamente ha sido mucho, he estado pasando mucho por starbucks y comiendo chocolatitos varios. Eso sí, es extraño, porque después de ‘rehabilitarme’ del azúcar ya no puedo comer tantos dulces sin sentirme mal después, me mareo y me da como repulsión seguir comiendo. Extrañas las formas que tiene el cerebro de cuidarse contra los excesos.

DSCF0777 DSCF0778

En fin, este pastel es vegano, con chocolate amargo, azúcar integral y puré de fruta. La crema es de crema de coco, alta en grasas de cadena media, así que esto es una ganancia por donde se mire. No sé si será algo mental, pero sólo saber que es tan saludable me hace querer compartirlo en vez de comérmelo entero un día sábado en pijama 😀 La receta original es de Minimalist Baker, uno de los blogs que me inspiró a comenzar con esta web hace más de un año. Las fotos no sólo dan hambre, también son estéticamente placenteras.

Ingredientes:

  • Para el pastel: 1 1/2 taza de leche vegetal + 2 cucharaditas de vinagre de manzana + 1 1/4 taza de puré de manzana +  1/2 taza de espresso + 2/3 taza de aceite + 2 cucharaditas de extracto de vainilla + 2 tazas de harina sin gluten + 1 1/3 taza de azúcar integral Mi Tierra + 1 taza de chocolate en polvo amargo + 3 cucharaditas de polvos de hornear
  • Para la cobertura: 1 taza de crema de coco (originalmente mantequilla vegana) + 2 tazas de azúcar + 2/3 taza chocolate amargo en polvo + 1/4 taza de chocolate derretido + 2 cucharaditas de esencia de vainilla

Direcciones:

  1. Mezclar la leche con el vinagre de manzana. Añade el café, el extracto de vainilla y el puré de manzana y bate la mezcla
  2. Añadir la harina, el azúcar, el chocolate en polvo y el polvo de hornear y cernir antes de incorporar.
  3. Añadir los ingredientes secos a los ingredientes mojados y dividir la mezcla en dos para hacer dos partes
  4. Mezcla todos los ingredientes para la cobertura mientras horneas las partes de la torta
  5. Una vez que está listo ármalo: Junta las dos partes de la torta con la cobertura. Luego cubre totalmente.
  6. Deja reposar en el refrigerador y luego comparte con tus amigos!

Esta torta es una de esas recetas que siempre quiero repetir y repetir. Es fácil y sólo necesitas dos bowls para hacerlo (así que también economizas en tooodo lo que haya que lavar después). Ideal para comer un poco de carbohidratos y dulces sin que los niveles en la sangre y de energía sufran, una opción para comer al desayuno sin problemas :)!

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc

Corredora Clase V: Entrenamiento más inteligente

confesionesdeunacorredoravegana

Una de las cosas más importantes del entrenamiento es que sea inteligente y no esté plagado de ‘kilómetros basura’ como se les llama a esos que sólo rellenan, gastan un poco de calorías, te hacen invertir tiempo pero no te dan resultados como mayor aguante o rapidez. Yo tenía hartos de esos kilómetros sólo por el convencimiento que mi kilometraje semanal ideal era de mínimo 45 ojalá más de 50 kilómetros. Lo que pasa es que empezamos a entrenar de forma menos inteligente, a correr por correr sin practicar ninguna habilidad, a correr cuando el cuerpo necesita descansar y a dejar de hacer otras cosas en pro de un entrenamiento que ni es entrenamiento porque no aporta nada.

Por eso, decidí dejar de correr 5 días a la semana para correr sólo 4, y subir mis días de pesas a 2 (porque mi musculatura deja harto que desear, no tengo nada de fuerza en los brazos y mi espalda agradecería más firmeza abdominal cuando hay que correr por horas y horas).

Muchos se preguntarán pero… ¿no que hay que bajar esos planes? ¿no que te los tiene que hacer alguien? Sí, cuando comienzas sí porque no tenemos idea de nuestras capacidad o habilidades o como generar una rutina, pero luego de llevar tiempo corriendo ya te conoces, sabes que funciona mejor, y sabes de que forma motivarte. Llevo un poco más de 3 años corriendo y sé que lo que más necesito practicar es velocidad y es lo que menos me gusta (igual que pesas, me carga). Por otro lado tengo una corrida ‘trote ligero’ para desestresarme y una larga, que esas no me cuestan para nada.

Lo otro que quería era no correr ni sábado ni domingo. Quiero aprovechar que ya no trabajo los sábados y dedicarme esos días a levantarme más tarde y hacer pesas relajada viendo netflix. Mi nuevo entrenamiento queda así:

LUNES: Pesas (brazos/video p90x ab ripper para abdominales/sentadillas y glúteos) 45-50 minutos aproximadamente.

MARTES: trote ligero, entre 8 a 10 kilómetros

MIÉRCOLES: Trabajos de velocidad. Estoy haciendo el HIIT (High Intensity Interval Training) 1,2,3. Se calienta por 5 minutos, se corre 1 minutos máxima velocidad, se descansa un minuto, luego 2 minutos rápido, se descansa 1 minuto, luego 3 minutos rápido, etc. Puedes repetir las veces que quiera, yo repito dos veces, y termino con 5 minutos de trote.

JUEVES: Corrida larga. He ido subiendo de a poco para acostumbrarme mentalmente una vez mas a la distancia. Esta semana voy a repetir 19 kilómetros.

VIERNES: Trote ligero de recuperación, 5 a 8 kilómetros máximo.

SÁBADOS: Pesas, pero más ligero

DOMINGO: Yoga o descanso

No es tan dificil crear un entrenamiento cuando te conoces, sabes cuanto puedes correr, tienes metas realistas y sabes para que entrenas. Yo sigo entrenando para mi distancia favorita: los 21k, porque tengo una media maratón en Pirque a finales de octubre o principios de Noviembre.

Nos vemos en otro post 😉 yo sigo corriendo por los prados con miles de cosas por hacer.

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc

Brocoli Asado

Una de las cosas más dificiles a la hora de llevar una dieta vegetariana, al menos para mí, es el tiempo. (Yep, de hecho por eso me austenté por un tiempo, necesitaba más tiempo para hacer otras cosas :(). De vez en cuando caigo en el desespero de lechuga con todo (con tal de comer algo verde) y me aburro en todas las horas de almuerzo por lo fome de mis platillos. Pero menos mal que existe gente bacán en internet que se dedica a simplificar la vida de los poco-imaginativos, demasiado-cansados, tengo-flojera-para-cocinar-pero-no-para-correr y oh-dios-es-domingo-déjenme-dormir.

En fin, este brócoli puede que no pase la prueba del señor misterioso (con su regla dorada de comer la mayoría de los vegetales crudos) pero tengo que admitir que hace mis lunes más felices y los domingos más fácil entre marañas de ropa sin planchar, perros que exigen su paseo matutinos, corridas de 20 kilómetros y dormidas hasta tarde. Ultra fácil, sólo necesitas una plancha común o eléctrica o nueva, todas son bienvenidas. En mi caso yo ocupo una viejita, de metal que se pone directamente a la cocina, creo que me hace sentir más hogareña, si es que algo como eso es posible. La receta original y en inglés la puedes encontrar acá, y ahora, señora, señor, póngase esos guantes y saque su plancha.

DSCF0770 DSCF0772

Ingredientes:

  • Brocoli
  • Merken
  • Salsa de soya
  • Ajo
  • Semillas de sésamo
  • Aceite de oliva

Direcciones:

  1. En un bowl mezclar todos los ingredientes, menos el brócoli
  2. Cortar el brócoli en pedazos que puedan ser comidos fácilmente
  3. Marinarlo en la mezcla y poner en la plancha
  4. Dorar hasta que cambien un poco de color
  5. Servir

Me gusta mucho esta receta para acompañarla con un poco de arroz y mezclarlo con legumbres sueltas. En general he intentado cocinar legumbres, porcionarlas y congelarlas. Así imito un poco las legumbres que venden en el supermercado listas para consumir, pero sin el sodio que traen esas legumbres y más naturales y sigo corriendo todo lo que quiero, y comiendo estos ricos vegetales sin tener que pagar un ojo de la cara por cada almuerzo vegetariano que como en o cerca del trabajo. Sí señores, cada vez un poco más adulta, ahora intentado ocupar el verbo ‘ahorrar’ 😉 Nos vemos en otra!

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc

Mermelada vegana de durazno con pedacitos de maní

Y parece que otra vez había desaparecido, pero decidí no ponerme ansiosa al respecto y buscar una de esas recetas que quería hacer y venir a postear igual. Creo que tengo que darme cuenta que la razón por la que esto es un blog y no una web es porque el blog avanza conmigo y sigue mis ritmos: y esta semana oh wow fue fuerte con mis horarios definitivos nuevos, mis dos trabajos, el entrenamiento y otros tantos. Esta semana estuvo llena de cafecitos disfrutados en soledad, trabajados, pequeños, cortados, con leche de soya y acompañados de jugos naturales. No me quejo, nada de lo que es fácil enseña tanto como lo que cuesta.

Hoy mientras venía de vuelta a mi casa de las lejanas regiones del señor misterioso, me acordé que quería hacer mermelada hace tiempo, y que había guardado una receta, y que todavía me quedaba agar-agar, y que todavía me quedaban nueces, pero que también tenía maní (mi nuevo favorito a la hora de los snacks). Así que aproveche de pasar al supermercado a comprar comida de perro (el oskar me mandó un whatsapp de que como era posible que le quedara comida sólo para el desayuno) y aproveché de traerme una cajita de duraznos en conserva listos para servir porque, bueno, derrepente porque no simplificarse la vida un poco. Al fin y al cabo, quería mermelada y mermelada hice en menos de 15 minutos 😉

DSCF0767 DSCF0769

Ingredientes:

  • 400 (aprox y con jugo incluido) de fruta en conserva a elección
  • 1/2 cucharadita de agar-agar
  • 1 puñado de maní (podría ser nueces picadas, también)

Direcciones:

  1. Poner todos los ingredientes en una olla y llevar a ebullición
  2. Dejar reposar y luego procesar
  3. Poner en un molde y dejar enfríar para que el agar-agar le dé espesor.
  4. Servir

Si bien el agar-agar es la solución a todos los problemas, a veces es difícil de conseguir. Quiero ver si uno de estos fines de semana puedo investigar tiendas chinas donde conseguirlo más barato, porque cuando la solución a todos tus problemas se acaba… te quedas con un sólo gran problema. Nos vemos en otra!

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc

Pasta de arroz con salsa verde crudívora

Encontré otra solución para seguir comiendo más ensalada en invierno, y aunque me inspiré en esta receta con tahini y otras cosas terminé haciendo algo totalmente mio e inventado. Creo que los colores me hacen asociar cosas de manera específica, y en las comidas me pasa más a menudo. Todo lo verde o naranjo me hace sentir más en casa, como si la comida inmediatamente fuese más hogareña sólo por esa razón. Obviamente, estoy al tanto de los colorantes, y por ello, cuando menciono esto de los colores es usualmente cuando he visto el proceso o he cocinado yo misma desde cero la comida.

Hoy, luego de algunos kilómetros trotados tranquilamente y un montón de pensamientos en la cabeza y cosas por hacer, me dieron muchas ganas de pasta. Compré una pasta de arroz en el super mercado y me dije, quizás puedo hacer esa salta con tahini, excepto que no tengo tahini mi sueldo aún no llega a mi billetera y estoy tratando de no gastar de más hasta que eso no ocurra.

DSCF0763 DSCF0765

Entonces me dije, pero probablemente debería comer ensalada también, aunque no tengo ganas: el resultado fue acordarme de ese rico gazpacho del otro día y pensar en replicarlo como una salsa con las cosas que encontré en mi refrigerador. Aunque mi fruto seco preferido es siempre será la nuez (hay una historia de yo cuando chica al lado de un nogal comiendo nueces hasta no poder más), el maní también aporta mucha proteína vegetal y me encanta mucho sobre todo cuando es sin sal. Entonces, manos a la obra: para esta receta, tomando en cuenta desde que pones el agua con la olla para los fideos, no necesitas más de 40 minutos!

Ingredientes:

  • 85 gramos de pasta sin gluten
  • 2 hojas grandes de lechuga (la mía era costina)
  • 1/2 palta madura
  • 1/2 tomate
  • 1 puñado de manies sin sal
  • orégano, sal marina y merkén

Direcciones:

  1. Poner el agua a hervir
  2. Por mientras cortar finamente la lechuga y el tomate y licuar.
  3. Añadir a esta mezcla el maní y la palta, terminar de licuar
  4. Poner la pasta a cocinar por el tiempo indicado
  5. Sazonar la salsa
  6. Retirar la pasta del agua, agregar la salsa y servir

Mientras más simple mejor todo. Sacié mi hambre de carbohidratos sin gluten, y la felicidad de almorzar en mi casa casi todos los días de la semana, y sobre todo de martes y jueves donde entro muuuy tarde a trabajar. No todo ha sido fácil, pero nunca nada lo es totalmente. Si hasta Oskar el señor perro tiene mañanas complicadas donde se demora 1 hora en levantarse aunque escuche la palabra comida, ¿no somos todos iguales? Nos vemos en otra!

————

Escríbenos a traducesintacc@gmail.com o @TraduceTACC_cl o el facebook/traducesintacc